Situación de los Hoteles Aracena Park, Asur Isla Cristina, Ocean Islantilla y Hotel Asur Islantilla

 La cadena Asur sufre un inconveniente tras otro. Uno de sus hoteles, el Aracena Park, ubicado en la ciudad de Huelva, sufrió un intento de robo el miércoles pasado. Afortunadamente, la Policía Local y la Guardia Civil actuaron de inmediato y lograron frustrarlo. Desde 2014, este hotel se encuentra cerrado y semiabandonado, situación que, el 4 de julio, había propiciado un incendio en el interior del establecimiento.

 Por otro lado, Asur debió solicitar un preconcurso de acreedores y perdió la administración del Asur Isla Cristina y del Ocean Islantilla, dos de sus principales hoteles en la costa onubense, que fueron adquiridos posteriormente por el grupo Avintia.

 En cuanto al Hotel Asur Islantilla, el panorama es más difícil, ya que debió cerrar de manera definitiva a causa de una deuda pendiente de 26 millones de euros,  por lo que más de 150 trabajadores perdieron su empleo. Según anunciaron fuentes sindicales, a pesar de la ocupación del cien por cien y de las buenas cifras de ingresos, la cadena dejó de pagar a la Seguridad Social, Hacienda, suministros, proveedores, autónomos y trabajadores. Por su parte, los empleados del hotel declararon que aún no recibieron el pago de las nóminas de septiembre, octubre y noviembre del año pasado.

Ojos de Agua: Entre comedia y hedonismo

El teatro es un arte que cura el alma, y este es el supuesto del que pareció partir Álvaro Tato cuando llevó adelante su adaptación de la famosa obra “La Celestina”. Se trata de un monólogo brillante, jocoso y seductor, que cobra vida en la piel de la actriz Charo López y bajo la dirección de Yayo Cáceres.

Ojos de Agua muestra la vida de una mujer codiciosa y cruel que ha vivido aventuras durante la Edad Media. Presentada a sí misma como una heroína renacentista, esta Celestina cuenta su vida, fomentando en todo momento el culto al romance y a la sexualidad, de una manera mayormente oscura y por momentos transgresora. 

Con un ligero cambio en la historia conocida, el autor de esta obra le ofrece a la Celestina una oportunidad de sobrevivir a las cuchilladas que le ocasiona Sempronio, por lo que es acogida en un convento y sometida al cuidado de unas monjas que se convertirán en su público recurrente. Allí, libre de tabúes e imposiciones morales, la Celestina se dispone a contar una narración, que ensalza detalles escabrosos y elude algunos momentos dolorosos. 

Definitivamente, Yayo Cáceres ha sabido plasmar el mensaje de esta obra con una delicada profundidad que va de lo culto a lo popular.