Ojos de Agua: Entre comedia y hedonismo

El teatro es un arte que cura el alma, y este es el supuesto del que pareció partir Álvaro Tato cuando llevó adelante su adaptación de la famosa obra “La Celestina”. Se trata de un monólogo brillante, jocoso y seductor, que cobra vida en la piel de la actriz Charo López y bajo la dirección de Yayo Cáceres.

Ojos de Agua muestra la vida de una mujer codiciosa y cruel que ha vivido aventuras durante la Edad Media. Presentada a sí misma como una heroína renacentista, esta Celestina cuenta su vida, fomentando en todo momento el culto al romance y a la sexualidad, de una manera mayormente oscura y por momentos transgresora. 

Con un ligero cambio en la historia conocida, el autor de esta obra le ofrece a la Celestina una oportunidad de sobrevivir a las cuchilladas que le ocasiona Sempronio, por lo que es acogida en un convento y sometida al cuidado de unas monjas que se convertirán en su público recurrente. Allí, libre de tabúes e imposiciones morales, la Celestina se dispone a contar una narración, que ensalza detalles escabrosos y elude algunos momentos dolorosos. 

Definitivamente, Yayo Cáceres ha sabido plasmar el mensaje de esta obra con una delicada profundidad que va de lo culto a lo popular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *